Evo Morales, presiente de Bolivia dijo que quiere ver a su hijo, al que le habían dicho que murió poco después de haber nacido, esto hace pensar doblemente en la conducta humana de un líder ejecutivo. Dentro del escándalo del hijo desaparecido que sorpresivamente está vivo, la confusión del problema se extiende, ya que también fue arrestada la ex novia del presidente, Gabriela Zapata, y madre del niño, acusada por tráfico de influencias a través del grupo empresario China CAMC donde ella labora.

Zapata, quien habría tenido una relación sentimental hace 10 años, con el mandatario fue detenida el sábado por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero de ganancias injustas y tráfico de influencias como parte del operativo anti-corrupción que está llevando el gobierno dentro de la compañía de origen chino que ha obtenido ganancias por más de $500 millones por contratos con el estado. Por si fuera poco, la oposición también acusa Morales de haberse beneficiado por los contratos, un hecho que él niega. Sin embargo, la prensa se enfoca más en el hijo, supuestamente muerto, que tuvo de la relación amorosa en secreto.

Aparentemente la relación sentimental entre Morales y Zapata se procreó un hijo en el 2007, pero según el presidente la propia madre del niño le dijo que este murió poco después de nacer. Pero, el sábado después del arresto, una mujer que dice ser la tía de Zapata, dijo que el niño está vivo y se llama Ernesto Fidel. Lo que desato los comentarios del papá: “Tengo derecho de conocer a mi hijo, a cuidarlo, a protegerlo, es mi obligación” dijo Morales. “Espero que me lo traigan en las próximas horas.”

Mientras que la madre continúa arrestada, e insistiendo en su inocencia, así mismo ha iniciado un proceso judicial contra los periodistas que destaparon el caso. Por otra parte, Lenny Valdivia, ministra de Transparencia y lucha contra la corrupción, agrego que si el menor efectivamente falleció, entonces Zapata miente y el gobierno procederá a inicia una acción penal por difamación y calumnia. No obstante la oposición, acusa al mandatario de favorecer a quien fuera su pareja e insisten que la relación duró hasta 2015. Pero Evo Morales dice que desde 2007 no supo más de Gabriela Zapata.