En Guatemala se juzga y se condena por primera vez crímenes sexuales cometidos por el ejército y asesinatos durante la llamada guerra interna que vivió el vio país por muchas décadas. Familiares de las víctimas se dieron cita para escuchar el veredicto a dos militares que cometieron vejaciones contra los indígenas. El teniente coronel (retirado) Esteelmer Reyes Girón, de 59 años  a quien se le acusó por delitos de lesa humanidad en sus formas de violencia sexual, esclavitud doméstica y asesinatos, fue condenado a 120 años de prisión; mientras que a Heriberto Valdez Asij, de 74, ex comisionado militar, su condena es de 240 años. Militares Ex-military commissioner Heriberto Valdez en el juicio de Sepur Zarco en Guatemala, Guatemala, Febrero 26, 2016./Coronel Esteelmer Reyes Girón acusado por el caso Sepur Zarco en Guatemala, Guatemala, Febrero 26, 2016. Reuters /Josue Decavele

Rigoberta Menchu, premio nobel de la paz 1992, y el sistema de Naciones Unidas en Guatemala felicitaron por la condena contra militares que vejaron y asesinaron a mujeres  indígenas en las pasada guerra interna entre los años 1960-1996. “Se trata de una sentencia que dignifica a las mujeres” y “dignifica a la humanidad”, escribió la premio Nobel en su cuenta de Twitter en relación con los crímenes de guerra cometidos entre la década de los 80’s.

La sentencia fue pronunciada por la jueza Yassmin Barrios, la misma magistrada que en mayo de 2013 condeno por genocidio al exdictador Efraín Ríos Montt. La condena fue por someter a esclavitud sexual al menos 15 mujeres indígenas en el noreste del país durante la guerra civil. Los acusados “son responsables como autores de delitos contra los deberes de la humanidad, asesinato y desaparición forzada,” dijo en su resolución la jueza Barrios, presidente del Tribunal de Mayor Riesgo A de la ciudad de Guatemala.

“Este es un juicio histórico donde se reivindica la vida de las mujeres que han esperado por más de 30 años para que la justicia escuche su verdad,” dijo Ada Valenzuela, presidente de la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas. Este es un “precedente internacional” al ser el primero sobre violación sexual en que se obtiene una sentencia condenatoria por parte de un tribunal local, dijo Valenzuela.

No obstante, el abogado de Esteelmer Reyes, dijo que se apelara el fallo decretado por la jueza Barrios, argumentado que no hay pruebas contundentes para responsabilizar penalmente a su cliente, y se refirió al juicio como un “político e ideológico.”