La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, una de las mayores organizaciones internacionales de cooperación sin ánimo de lucro, fue la ganadora en Oviedo con el prestigioso Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015. Dicha organización desarrollo un papel importante durante la epidemia del ébola y a ella pertenece los sacerdotes Manuel García Viejo y Miguel Pajares

Las Patronas, fueron candidatas a uno de los premios más importantes a nivel mundial, Princesa de Asturias de la Concordia 2015. Las 14 mujeres conocidas como “Las Patronas” recibieron un gran apoyo tanto de organizaciones de la defensa de los derechos humanos, como Amnistía Internacional. El grupo ahora famoso por su labor humanitaria de casi 20 años cocinando y repartiendo comida para los migrantes centroamericanos que viajan a diario rumbo a la cruzar la frontera con el Estados Unidos, aspiraban recibir este gran reconocimiento.

Con el fin de reconocer el gran esfuerzo de ayuda de estas mujeres mexicanas que sirven de apoyo a aquellas personas que reconocen recorren largas etapas montados en tren "la bestia" para cruzar al país del norte en busca de una mejor vida. El jurado dio a conocer su decisión la madrugada del miércoles, entre 27 aspirantes procedentes de 20 países. Sin embargo, Las Patronas era una de las candidaturas con más opciones, tanto por su admirada labor entre los defensores de derechos humanos y numerosas instituciones internacionales.

La Orden católica, ganadora fue fundada en Granada en 1593, en la actualidad tiene 350 centros distribuidos en 53 países de los cinco continentes, cuenta con más de mil hermanos, 55.000 profesionales y 9 mil voluntarios que dan atención alrededor de 27 millones de personas cada año en los ámbitos hospitalario, geriátrico o social, entre otros. También es la orden a donde pertenecían los dos religiosos españoles que murieron a causa del ébola. En los últimos anos, la orden han ayudado a las víctimas del terremoto de Perú (2007), el tifón Yolanda en Filipinas (2013) y a los más vulnerables de la crisis económica de España.

El galardón de la Concordia entrega al ganador una escultura de Joan Miro y 50 mil euros, es el último de ocho Premios Princesa de Asturias que se conceden al año. Se premia a la ciencia, tecnología, cultura, social y trabajo humanitario que se hace para ayudar tanto a nivel internacional como individual.