La exgobernadora de Arizona, Jan Brewer anunció el apoyo para la campaña de Donald Trump, recalcando las citas que el empresario ha hecho sobre inmigración. Fue la gobernadora número 22 del estado de Arizona, de 2009-2015, miembro del partido republicano, siendo la cuarta mujer y la tercera que sirve consecutivamente como gobernadora en ese estado. Brewer, llegó a la luz pública luego de que en 2010 firmó  la ley “Support Our Enforcement and Safe Neighborhood”, así como la ley SB-1070, una controversial medida para inmigrantes que resultó muy tensa entre su gobierno y la jurisdicción federal.

A través de su cuenta de Facebook, la republicana escribió su apoyo a la campaña del controversial Trump: “Por años declaré al gobierno federal que hiciera su trabajo y asegurara la frontera. Hoy, podemos elegir a un presidente que podrá hacer eso, Donald J. Trump. El señor Trump asegurará nuestra frontera, defendiendo a nuestros trabajadores y protegiendo nuestra soberanía.”  Continúa diciendo “El señor Trump estará ahí para hacer valer nuestra ley, por nuestro personal del orden y oficiales de migración.” Como un desconocido de Washington, él está en lo correcto. El escuchará a la gente y peleará por los ciudadanos de la nación.” Concluye Brewer.

Tanto Brewer como Trump, han incrementado y aplicado campañas contra la migración asegurando que es necesario, prudente y esencial para la seguridad pública. La ley SB-1070 que firmó la ex gobernadora busco pelear sobre la política migratoria del gobierno federal pidiendo que la falta de visa fuera un crimen de estado. Esta parte de la ley fue abatida por la corte suprema. Sin embargo, no pierde la esperanza de que algún día esto se logre con lo que ella cree, el indiscutible triunfo de Trump como presidente de los Estados Unidos.  

El gran peligro es que el magnate, juega en el patriotismo de la supremacía blanca y está motivando a los que realmente si son racistas, quienes están creyendo en el mensaje que él está diciendo, de que Estados Unidos está decayendo, argumentando que toda la culpa es de los inmigrantes y la los problemas fronterizos del país. Por lo que su pobre e ignorante campaña se enfoca en la promesa de construir un muro “grande y hermoso” que según Trump, asegurara la línea entre México y Estados Unidos, así como la deportación masiva de más de 10.9 millones de inmigrantes sin documentos legales.